Logo

Paz y discapacidad… ¿tienen relación?



Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Reflexiones, sentires, vivencias y experiencias de personas con discapacidad, que en muchas ocasiones no son solo excluida o silenciada por la misma categoría de discapacidad, sino, también por una sociedad, que a veces se olvida de su existencia, pero quien mejor que ellos para des-encadenar sus pensamientos, aquellos que no pueden ser silenciados por la normatividad, las políticas, la normalización; aquellas que de alguna forma misteriosa, única, reflexiva permiten construir proceso de paz, aquellos que nacen del la reivindicación del tejido social.

A continuación se narran experiencias que fluyen en el ejercicio reflexivo de pensar en la paz, la guerra, los tipos de paz y de guerra, las categorías que involucran a la paz; pero lo más significativo, es descrito por el sentir de las personas con discapacidad, que sueñan con una paz, que no solo se gesta en unas mesas de dialogo, que no solo se negocia entre intelectuales, académicos, hombres diplomáticos; sino que le apuestan a la cotidianidad, que la hacen suya… o que en algunos casos la ven a través del pequeño y mágico mundo de la televisión; y que en estos ejercicios de encuentros y de escucha, la apropian, la viven y la llevan a sus realidades.

Los dejamos en compañía de maravillosas reflexiones que una vez más nos llevan a pensar en discapacidad como una condición que se construye con el otro, con ese, con aquel otro que me permite formarme como sujeto, como ciudadano, como mujer, como hombre…

“Cuando se habla de guerra siempre se refiere a dos países o dos facciones que son enemigas y que por medio de las armas intentan “resolver” sus diferencias a costa de muertes y destrucción de uno de los bandos. Como personas con discapacidad vemos que la guerra no sólo es entre ejército, guerrilla y paramilitares; allá en las montañas y selvas del territorio nacional. La guerra está presente en todos lados, en las ciudades, en el trabajo, en las familias.

Así mismo también creemos que la paz no solo es la que está negociando en la habana, sino que se construye desde nosotros mismos cuando estamos tranquilos, cuando toleramos al otro como es, bajamos la guardia, permitimos expresar a las personas lo que piensan y lo respetamos así no estemos de acuerdo, aprendemos a convivir con el otro, cuando “bajamos las armas”, y, no solo esas que ustedes imaginan, sino las que no se ven.

La paz significa respetar, tenga o no limitaciones. La paz es un tema de respeto, parte de un acto de justicia, no solo de tolerar al otro, sino cuando tenemos lo básico para vivir bien, implica estar en armonía con la naturaleza, con mi entorno, con la ciudad a la que pertenezco.

La paz es cuando Dios nos permite tener opiniones.

La paz es fuerza y unión entre las personas, comienza desde casa, es un acto de amistad entre dos personas para que no haya conflictos.

La paz es libertad, es cuando comparto con mi novio, cuando no hay robos.

La paz tienen muchos significados, entre ellos el respeto, se construye entre todo, sin importar nuestras diferencias, por eso la paz se gana.

Una vez definida la paz, entramos a preguntarnos ¿La discapacidad tienen que ver algo con la paz, ayudamos a su construcción?… Es una pregunta muy difícil, pensamos algunos, y al respecto tenemos que decir: Es comprender que nosotros formamos parte de la sociedad, tenemos derechos y deberes como ciudadanos, es una construcción colectiva, sin necesidad de etiquetarnos como diferentes.

Cuando reconozco que tengo obligaciones, de esta forma contribuyo a la paz, “los diferentes” tenemos derecho a vivir en paz.

Si las demás personas no nos aceptan, es difícil construir la paz, tenemos discapacidad esto nos hace diversos. La discapacidad es una condición con la que nace el ser humano.

Entender que cuando sabemos que cada uno de nosotros es distinto; y ser diferente es bueno, es enriquecedor, al pensar distinto nos hacemos más diversos y esto enriquece.

La diferencia brinda tranquilidad.

En esta relación de paz y discapacidad, tenemos derecho a saber, participar, conocer que pasa en nuestro país ya que somos parte de el.

A veces nos preguntamos, ¿si somos iguales, por qué no participamos de este proceso?

Además tenemos derechos y deberes como ciudadanos, nuestra participación permitirá establecer acuerdos que permitan lograr la paz.

Al participar cambiamos el chip sobre la discapacidad y cambiar los imaginarios.

Las personas con discapacidad tenemos derecho a opinar, a que nuestras voces sean escuchadas, a hablar en un debate.

Al reflexionar sobre este tema, llegamos a la conclusión que todos y todas hemos hecho algo por lograr la paz, a continuación les contaremos:

$1ü Yo aporto a la paz… al no estar consumiendo tantos productos.

$1ü Yo aporto a la paz… siendo responsable.

$1ü Yo aporto a la paz… uniéndome a campañas.

$1ü Yo aporto a la paz… respetando.

$1ü Yo aporto a la paz… dando ideas.

$1ü Yo aporto a la paz… ayudando a la comunidad.

$1ü Yo aporto a la paz… siendo tranquilo.

$1ü Yo aporto a la paz… compartiendo con mis amigos y amigas.

$1ü Yo aporto a la paz… sin peleas.

$1ü Yo aporto a la paz… siendo tolerante.

$1ü Yo aporto a la paz… trabajando para sostenerme.

$1ü Yo aporto a la paz… rezando, orando a Dios.

$1ü Yo aporto a la paz… ayudando y colaborando.

$1ü Yo aporto a la paz… viviendo en una vereda rural, menos consumista.

$1ü Yo aporto a la paz… conviviendo de manera pacifica.

$1ü Yo aporto a la paz… haciendo paz diariamente a través de valores.

$1ü Yo aporto a la paz… en el día a día, cuando le doy valor al otro, cuando escucho sus opiniones.

$1ü

En conclusión la paz es la ausencia de la guerra, sembramos día a día semillas de paz… Así construimos la PAZ”

Jóvenes con discapacidad intelectual

TransicionEScrecer

Programa OAT (Opciones y apoyos para la transición a la vida adulta)

Universidad del Rosario

Autor: Paola Andrea Rodríguez, Docente y Mediadora Laboral Programa OAT

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Loading Facebook Comments ...